miércoles, 16 de octubre de 2019

II FESTIVAL DE CUENTOS DEL VIENTO 2019

Es un gran trabajo organizar un Festival donde pasan tantas cosas en tan poco tiempo.

Esta ha sido la programación de éste año,una programación a la que he dado mas de dos, tres y cuatro vueltas,buscando cumplir varios objetivos y evitando los errores de la edición pasada. Y ocurre que uno necesita estar tranquilo con cada decisión, algunas de ellas te persiguen hasta que las cambias, otras llegan a ti y se establecen con toda las herramientas para defenderlas pase lo que pase  y algunas te das cuenta demasiado tarde que no te gustan tanto y solo queda defender la decisión que tomaste y seguir hacia delante.

Hacia delante es el único lugar a donde se puede ir cuando uno se embarca en un proyecto, mirar a tras es perder energía, lamentarse es tirarla y el cansancio no tiene hueco para descansar lo suficiente. Pero mantener la cabeza a salvo es muy importante y para eso también hay que desconectarla a ratos, el como desconectarla se vuelve un episodio diferente cada día. Rodearse de un buen equipo es muy importante para poder delegar algunas cosas. Este año voy viendo caras conocidas en la colaboración y nuevos colaboradores que van formando el equipo de trabajo. Un equipo que me ha hecho mas fácil el camino.

Nadia Sanchez, Thomas, Lucía, Liz, Ingrid, Lola, Juanjo, Marco y Angeles, todos han aportado su parte a éste puzzle que tenía su lugar en mi cabeza.

Y tres Narradores invitados, Nelson Calderón, Ana Griot y Marcela Romero

Los objetivos de éste año, han sido:

Ganar publico para el festival.
Mejorar la cantidad de actividades ofrecidas en la plaza, procurando no dejar muchos espacios vacíos entre ellas.
Ofrecer calidad de actividades y Narraciones.
Ofrecer variedad
Ofrecer funciones con entrada libre
Mejorar la participación en el micrófono abierto
Mejorar la Organización de comidas y la organización en general.
Mejorar la parte económica del festival, para que yo no pierda dinero.

Dos meses de organización y de detalles de todo tipo para poder realizar tres días de Festival.

Y comenzó la función en los colegios el Viernes, 600 niños en el teatro de Vejer de la Frontera, divididos en cuatro grupos. Comimos en un restaurante árabe de la corredera desde donde se ve un bonito paisaje y después de compartir un poco el espacio de convivencia, comenzamos la tarde en la Biblioteca de Conil, completamente llena de gente, para después escuchar la charla sobre literatura oral Africana de Ana Griot para irnos al Taller del Arte y hacer la sesión Golfa de cuentos, con Nelson, Sandra Cerezo, Marco flecha, Ana Griot y Marcela, que fue estupenda la función con gran aceptación y aplauso del público. Y allí mismo en la puerta comimos y compartimos con el público.






Y entre medias de tanto bullicio, entrevistas en la televisión local y en la radio.













Al día siguiente comenzaba la fiesta...esa noche parecía que habría que subir una montaña.

Por la mañana a las 9:00 estábamos ya en la Torre del Guzmán para prepararlo todo y todo el equipo comenzó a montar la plaza.

 A las 12 estaba todo preparado, los artesanos, la barra, las comidas, las librerías y el punto de información y comencé a dirigir una orquesta de actividades que dio comienzo con el Taller de cuentos de Lola Jimenez. A las 12: 30 sonó la música del violín de Salvador y a la 13:00 comenzó la sesión compartida de cuentos de Nelson Calderón y Marcela Romero, nada más terminar los cuentos Salvador nos dio un pequeño concierto de música medieval para dar paso a la Batukada Santuka, justo después Joker, Salvador y devee nos ofrecieron un pequeño concierto de canciones y música improvisada para  hacer mas amena la comida, la comida de las mujeres del mundo, comidas con nombre de cuento de países diferentes y justo antes de comenzar de nuevo con los cuentos volvió de nuevo la Batukada para dar comienzo a los cuentos ilustrados, con Marco, Ángeles y yo.





La tarde terminó con la función Infantil de sala de Ana Griot, y con el Micrófono abierto en la plaza que tuvo mucha afluencia de público y para mí fue un éxito comparada con el año anterior.




 Terminamos la noche con la sesión de cuentos de Nelson Calderón, una función amable, sobe el amor y el mal amor, aunque no hubo mucho público como suele ser normal en las funciones de sala para adultos, hasta el momento, algo que hay que seguir trabajando.










 En éste sentido, me comentan muchas personas por aquí que la palabra cuentos para adultos no funciona, que habría que probar otra como monólogos de cuentos o historias para adultos....pero esto duele solo pensarlo, como es posible que los adultos no sientan la palabra cuento como algo válido para escuchar.

Recoger todo el mercado para volverlo a montar al día siguiente es duro. Pero así lo hicimos.


 Esta noche cenamos en un lugar tranquilo y agradable, retirado del centro de Conil que suele estar lleno de turistas, afortunadamente para el pueblo pero que hace que sea difícil comer o cenar en alguno de ellos.

La noche pasó en silencio para mi...y al día siguiente dio comienzo un nuevo día.



 A las 12 estaba montada la plaza y daba comienzo el taller de Lola. a las 12:45 comenzaron los cuentos Ilustrados de la Cháchara y a la 13:15 Una función mía en sala: Cuentos del señor don nadie con la música en directo del saxo y  el piano de Fran Mangas, una muy buena función. Justo a medido día a las 14:00 dio comienzo la música de medio día, Paco Flor y Pascal y Jocker y Devee que les dije el día anterior que volvieran el domingo para reforzar porque había quedado un poco flojo de música en comparación al día anterior.


 Los Narradores invitados y algunos del equipo de la organización aprovecharon para ir a la playa que es un plan estupendo. Es algo para disfrutar en este festival en cualquier rato libre.







A las 17:30 comenzó el previo de la ruta de cuentos, los clawn Mirty y Beenoa de bélgica nos ofrecieron su espectáculo "esto es amor" y a las 18:00 comenzó la Ruta de cuentos con Ana Griot en el cementerio de la chanca, continuamos en la Iglesia santa catalina con Marcela y en la Torre de Guzmán con Nelson para ir andando hacia el mar, en el camino nos acompañaron de forma suave y sutil  los clawn Mirty y Benoa tocando el acordeón,  hasta llegar al cruce de caminos donde contó marco y a la estatua del pescador del Mar donde conté yo.






Esta ruta para mi simboliza el camino de la oscuridad a la luz y es mi intención que vaya esta forma también en los tipos de cuento que se cuentan, al igual que la música que puede ir cambiando de ritmo hasta llegar a la luz y el agua del Mar pero aún no está del todo conseguido éste objetivo, aunque hago intentos cada año al contar un cuento africano sobre la vida al final de la ruta.


Al llegar a la plaza volvimos a ver la segunda parte de la actuación de clawn de Mirty y benoa para dar comienzo a la  sesión de adultos de Ana Griot en sala, una bonita sesión sobre como cuentan las mujeres en distintas culturas. También con publico moderado.

La noche del domingo la pasamos en mi casa en una barbacoa Argentina que estaba preparada, y esto recargó mucho las pilas para poder charlar y prepararnos para los colegios del lunes  donde ya se cierra el festival tras la comida y el café junto al mar.



Tengo pocas anécdotas que me apetezca contar del festival, quizás la tortilla que le pedí a lola Jiménez que trajera de Sevilla, le llamaba cada día cambiando de opinion, trae tortilla no traigas tortilla me di cuenta de pronto que mi inseguridad se estaba escondiendo dentro de una tortilla de patatas.










y con los nervios y el cansancio a veces se pierden cosas, se me perdieron las llaves de la casa, cuando algo se pierde se pasa un mal rato porque intentas recordar que hiciste y no puedes hacer mas que buscar. Pero las encontró Nelson que a partir de éste momento se convirtió en el duende del Festival para mi.


Por otro lado, no puedo recordar muchas cosas mas que el guión de la organizació, el planing y la coordinación, no pude disfrutar mucho de los Narradores y sus conversaciones, solo algunos momento puntuales y sobre todo los últimos momento cuando ya se ha acabado todo






























jueves, 13 de diciembre de 2018

I FESTIVAL DE CUENTOS DEL VIENTO EN CONIL.


I FESTIVAL DE CUENTOS DEL VIENTO

Dicen, que las palabras vacías se las lleva el viento y que el viento inventa con ellas historias y cuentos.

Que lo cuentos viajan de boca en boca y de pueblo en pueblo

y que van vistiendo al alma de sueños.

Hoy, viene a vernos el viento

Para llevarnos volando

Al corazón de un cuento

Esta historia comenzó una mañana de Junio de 2018, cuando el nombre del Festival de cuentos del Viento se despertó en mi cabeza de forma repentina y  desaparecieron todas las dudas. A partir de este momento fue cobrando vida un precioso proyecto que iba encajando por si solo y daba aún más  sentido a este maravilloso lugar en donde habito.






Marco Flecha, Narrador, aventurero y compañero de oficio, al que admiro por su trayectoria, por su inocente ilusión que me contagia y por cómo vive la profesión, me bridó todo el apoyo moral que necesitaba y ofreció además el apoyo de la Cháchara cuentos donde también está su compañera Ángeles Fernández, a la que valoro enormemente por su visión práctica, su trabajo y su amor a la profesión.







Por otro lado,  el Ayuntamiento de Conil y en concreto Curro, ofreció  la logística y apoyo publicitario para desarrollar un proyecto auto gestionado y confió 100 por cien en la iniciativa.

Para mi sorpresa, la Pintora Lola Miralles acepto pintar el cartel del Festival, entonces pude ver la primera imagen real que me ilusionó aún más para continuar.

El objetivo de éste proyecto es mezclar diferentes artes con el cuento, siendo el cuento el eje principal, como portador de historias lejanas y cercanas que van y vienen como el viento, siempre presente en esta zona. Y así, acercar el cuento a la calle y abrir una inquietud local tanto de público como de posibles narradores futuros. El motivo fundamental de éste Festival es el amor por ésta disciplina artística basada en la palabra.

A partir de aquí, el trabajo fue multiplicándose día a día, porque era una incógnita saber que repercusión tendría y se fue gestando un planteamiento cargado de actividades diferentes donde las piezas fueron apareciendo y colocándose poco a poco en la realidad, descartando y creando continuamente piezas de un puzzle de actividades.







Liz acepto la gestión del Mercado Creativo, un entorno que da sentido y enmarca los cuentos contados en la calle y su buena gestión se hizo visible.

Mientras tanto, comenzamos a buscar a los Narradores que vendrían a éste primer Festival y nos encontramos con la grata sorpresa de tres confirmaciones impresionantes: Carolina Rueda, Momi  Ogalla y Juan Gamba. A los que admiro enormemente como Narradores y como personas.

Horas de Ordenador, horas de gestión, horas de paseos por Conil y un sinfín de esas cosas incontables que ocupan todo tu tiempo…. Carteles, logos, cartas, reuniones y charlas con colegios, Cultura, librerías, editores, artesanos, pintores y músicos merchandising, compras, billetes y preparaciones interminables. Un Festival de cuentos con fecha y una responsabilidad maravillosa que me ha sumergido durante todos estos meses en una fantasía de cuentos.

Los últimos días fueron aún más inquietantes, pero comenzaron a surgir colaboradores espontáneos y se fueron implicando cada vez más.

El Tiempo es aquí todo un Dictador así es  prevenimos diferentes espacios para la lluvia, el viento de levante y el viento de poniente.

.

Los Narradores habían llegado y comenzamos a convivir en este lugar tan cerca del mar y todo comenzaba a cobrar sentido, convirtiéndose en realidad.


El viernes fue un día completo, aunque las cosas parecían salir bien, hubo muchas bajas, de artesanos, colaboradores y apoyos. 

Y el tiempo amen

azaba con una lluvia fuerte que no vino. Comenzamos a contar cuentos por la Mañana en el Colegio público del Colorado.  Por la tarde  seguimos en la Biblioteca con una preciosa función a cargo de Momi Ogalla y Juan Gamba. Y Momi  inauguró los cuentos para adultos en la sala de exposiciones donde la Pintora Conileña, Lola Miralles, había preparado su exposición “De Momento”. Allí, Momi Ogalla nos encantó con sus Idas y Vueltas, con esa narración llena de alma y de anécdotas, tan cercana a lo social. Y

Terminamos la noche en la sala del Bar “la Casa Inquieta” con la sesión Golfa de cuentos en la que participamos todos, Momi Ogalla, Sandra Cerezo, Juan Gamba, Marco Flecha y Ángeles Fernández. 

 
El Mercado de Artesanía se montó temprano y los puestos de comida del mundo prepararon comidas  divertidas que nos dieron  de comer a todos. Los Talleres de Alfareria para niños funcionaron sin descanso. Y las pompas de jabón decoraban el aire.

La primera sesión de cuentos en la calle fue a las 12:30. Momi, Marco y yo disfrutamos de esa plaza llena de familias.

Los músicos de calle comenzaron a tocar a medio día y dieron un toque festivo a este día que termino con viento de poniente. Pero pudimos realizar por la tarde, Ángeles Fernández, Lola Jiménez. Marco y yo, la sesión de cuentos Ilustrados dedicada a la Librería María Zambrano en el escenario exterior antes de que el frio se llevara al público que aparecía siempre a hora del cuento como salido de ninguna parte.

Ya por la noche, Juan Gamba se dejó la piel en su espectáculo de Adultos, “Crónica de Sucesos” donde hubo cola para comprar entrada. Un espectáculo de Narración  con un estilo inquietante que te deja perplejo por la capacidad física y narrativa llena de personajes diferentes, un estilo que nunca le había visto a Juan Gamba, que nos tiene acostumbrados a sus cuentos cómicos.

Terminado el Sábado sin Momi y con la recién llegada Carolina.
Solo quedaba un día,  el Domingo y por la mañana comenzamos con la primera sesión infantil a taquilla, Carolina rueda y Juan Gamba. Un lleno absoluto y asombroso. Y a la vez Marco flecha impartía el Taller de cuentos en la Chanca de Conil.

Por la tarde y después de comer, estaba prevista la ruta de cuentos familiar, que por un momento pensamos que fallaría por el frio y porque se veía poca gente a las 5 de la tarde pero a las 6 empezaron a llegar poco a poco al cementerio y después del cuento de Carolina, nos fuimos caminando en ruta hacia el pescador del Mar, haciendo cuatro paradas para contar cuentos.

Terminó la noche con cuentos para adultos, con la sabrosa función de Carolina rueda, siempre exquisita en su descripción sutil y entrañable, con las hiladas historias adaptadas de su espectáculo “Cuentos con las manos en la masa” donde los artesanos estaban también invitados a participar de ésta última noche.


Pero el final del domingo, aún no había acabado, quedaba el micrófono abierto y el cierre musical con cuencos de cuarzo.  Entonces si, con las luces apagadas y las velas encendidas, cerramos el Festival.

Todo había terminado satisfactoriamente y el lunes por la Mañana contamos de nuevo en un Colegio, Carolina, Ángeles, Marco, y yo una buena y variada función para los más pequeños del cole.




Así,  despedimos al Festival, comiendo sopa de puchero en la venta de la Muela y paseando por los acantilados de Conil. Cerramos, evaluamos y brindamos por el primer Festival de Cuentos del 
Viento.

Esta experiencia me da y nos da la información de cómo mejorar la segunda edición, como llegar al público, a un público que está deseando escuchar cuentos y no lo sabía.



Gracias a todos los que se han implicado en el proyecto, a los que lo han ido descubriendo y saboreando, al público que aparecía a la hora en punto, a los colaboradores y apoyos espontáneos y a las bajas y errores que enseñan tanto, a todos los que en fin apoyan la continuidad del segundo Festival de Cuentos del Viento de Conil, Gracias.


Gracias de todo corazón a cada uno de los Narradores por aportar su corazón a éste primer Festival.


Gracias a:


Marco Flecha, Ángeles Fernández, Curro, Carolina Rueda, Momi Ogalla, Juan Gamba, Lola Jiménez, Juanjo Palacios, Elizabeth Hurley, Lola Miralles, Ingrid Teisseire, Thomas Irnberger, Lucía Carabaza, Koldo Fernández, Marion Shneider, Comidas del Mundo, Artesanos, Músicos (Ezna, Pelos, Irene, Juanlu…)

Y Gracias,  a la ciudad de Conil y a la comarca de Janda, por abrir su escucha a los cuentos.